ACTÚA!
Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Resolución política: crisis del coronavirus en Madrid

11 de Marzo de 2020

RESOLUCIÓN DE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL PCM Y LA COMISION POLITICA DE LA UJCE EN MADRID SOBRE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La epidemia del coronavirus constituye una crisis sanitaria sin precedentes. Los próximos días se pondrán a prueba nuestros servicios públicos; unos servicios que deben garantizar los derechos de todas las mujeres y hombres de esta Comunidad. 

La política de privatización y maltrato del PP a nuestra Sanidad Pública ha derivado hacia una preocupante escasez de recursos y de personal, que ha acabado por sobrecargar y deteriorar el sistema público en beneficio del sector privado, desproveyendo a los profesionales de los medios que necesitan para conseguir una sanidad de calidad para todas y todos. 

En estas condiciones, sobrevenidas por una política de recortes depredadora e irresponsable, las dificultades afectarán especialmente a la clase trabajadora y a los sectores más vulnerables de la población. 

Esta “crisis del coronavirus” se ha convertido en una crisis global que, aunque real, se caracteriza por el pánico y la incertidumbre de una población que es bombardeada por los medios de comunicación, generando alarmismo y miedo, y que nos augura consecuencias similares a las que ya hemos sufrido la clase trabajadora con las crisis capitalistas.

Los Servicios de Salud Pública alertan de que es sensato esperar que la situación sea más comprometida en próximas semanas. 

Por todo ello, la Comisión Permanente del Partido Comunista de España en Madrid y la Comisión Política de la Juventud Comunista en Madrid, reunidas de urgencia, acuerda exigir a todos los poderes públicos, regionales y estatales, que estén a la altura del momento. Para alcanzar dicho objetivo, proponemos las siguientes medidas concretas en nuestra región:

1. Activar una política de PRIORIDAD DEL INTERÉS GENERAL sobre el PRIVADO. 

Es preciso aplicar a esta situación el Artículo 128 de la Constitución Española, cuyo texto dice literalmente:

Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general.

Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general.

Por ello, proponemos:

* Socializar todos los recursos sanitarios de la región, incluyendo los de la Sanidad Privada, para afrontar la escasez e insuficiencia de camas, medios y personal que crece cada minuto. 

* Derivar los casos médicos que se estimen a la privada sin ningún pago de canon de las arcas públicas a ésta. 

* Reforzar plantillas y mejorar las condiciones del personal sanitario y no sanitario de hospitales, etc., garante fundamental por su capacidad y su profesionalidad, sobradamente demostradas, para afrontar la crisis con éxito. 

* Solicitar refuerzo urgente del personal del 112 y 061 ante la saturación actual y el previsible colapso de este servicio. 

2. NO PUEDE PERMITIRSE que se aproveche la situación para RECORTAR DERECHOS LABORALES y APLICAR MEDIDAS LESIVAS PARA LAS FAMILIAS TRABAJADORAS. 

Las medidas del Gobierno Regional, no sólo han contribuido a crear un clima de histeria colectiva, sino que son perjudiciales para los y las trabajadoras, en especial para quienes trabajan en los sectores más precarizados y los colectivos más vulnerables. 

Algunas empresas están aprovechando esta coyuntura para imponer sus ajustes y precarizar aún más a la clase trabajadora, alegando causas de fuerza mayor en lugar a las causas económicas a las que nos tienen acostumbrados. Ejemplo de ello son los EREs y los ERTEs llevados a cabo ya por parte de algunas compañías. 

El peso de esta crisis sigue recayendo sobre los y las trabajadoras, que se ven obligadas a modificar sus vacaciones o solicitar permisos no retribuidos, entre otras medidas, siendo las mujeres trabajadoras, de nuevo, las más afectadas.

No podemos tolerar esta situación:

* Exigimos al Gobierno que tome las medidas necesarias, negociadas con los agentes sociales, para que no seamos los y las trabajadoras las únicas personas sobre las que recaiga el peso de un problema de Salud Pública que afecta a toda la sociedad. 

* Denunciamos a empresas, como CLECE, que tratan de aprovechar la coyuntura para aumentar su beneficio por la vía del ERTE y ERE, a pesar de que sus ingresos serán los mismos.

* Es un verdadero escándalo que la Consejería de Educación declare hoy (Orden 824/2020) la suspensión de contratos administrativos de comedores escolares, escuelas infantiles, atención a alumnado con discapacidad auditiva, transporte escolar y traducción e interpretación en centros docentes. Es una indecencia absoluta aprovechar la emergencia sanitaria para incentivar desde la administración el terrorismo empresarial. 

* Exigimos medidas de protección a las trabajadoras ante el miedo al despido por IT. 

* Exigimos la derogación de la Reforma laboral de 2012, que permite que EREs y ERTEs no tengan que ser autorizados, dejándolos a la absoluta discrecionalidad de las empresas. 

* Que se tomen las medidas necesarias para impedir los mecanismos de recorte encubierto de derechos, como vacaciones obligatorias en empresas. 

* Exigimos que la Consejería de Educación dé instrucciones unívocas a los equipos directivos en el sentido de cierre completo de los centros educativos para garantizar la salud del profesorado madrileño. 

* Que se pongan en marcha planes de protección para las trabajadoras ante posibles contagios en los centros de trabajo. 

3. La CRISIS de CUIDADOS es una cuestión pública y no privada. 

Una crisis de salud pública es, por definición, poblacional y exige una responsabilidad social y compartida para hacerle frente. No se puede depositar exclusivamente en las mujeres la responsabilidad de cuidar a los menores o dependientes.

Como sabemos, la presión de cuidados recae especialmente sobre las mujeres, que estos días verán aumentada su carga de trabajo, así como las tensiones provocadas por la exigencia de la doble presencia:  en casa, atendiendo cuidados, y en el empleo, donde deberán rendir como si no cuidaran. Son precisamente las familias con peores condiciones laborales y sociales quienes mayores dificultades tendrán para atender a sus hijas e hijos y cumplir con las cargas de cuidados.

El cierre de centros escolares sin ninguna estrategia social que garantice el bienestar de los menores, (así como la reducción de servicios dedicados a este efecto), evidencia la ausencia de corresponsabilidad social en torno a los cuidados.

Por ello, exigimos:

* Que los poderes públicos asuman su deber de cuidado y faciliten permisos retribuidos para garantizarlo. 

* Se debe extender a todos los y las trabajadoras el derecho reconocido a los empleados públicos para que las ausencias en el trabajo por este tema sean consideradas causas de fuerza mayor. 

* Que los poderes públicos tienen la obligación de garantizar la alimentación diaria adecuada de la población vulnerable.

* La gestión de esta crisis no puede abordarse desde planteamientos neoliberales que priman los intereses individuales por encima de los comunes. 

Es una oportunidad de demostrar ejemplos de solidaridad frente al modelo individualista de respuesta que nos intentan imponer. Por ello, el Partido Comunista de Madrid y (la Juventud Comunista de Madrid ponemos al servicio de la clase trabajadora nuestros recursos y militancia, con presencia implantada en muchos barrios y pueblos de Madrid, impulsando y) colaborando en fomentar redes de solidaridad y apoyo mutuo para que las personas con disponibilidad horaria puedan asumir tareas de cuidados de menores, (mayores y personas dependientes, y canalizando las demandas y necesidades que puedan existir a diferentes niveles).

4. Por último, acordamos SUSPENDER todo acto público convocado por el PCM, así como la Fase Regional de la Conferencia Política del próximo sábado 14 de marzo, hasta nuevo aviso, a fin de cumplir con las indicaciones de las autoridades sanitarias. Llamamos a las autoridades públicas a llevar una gestión mesurada y responsable de esta crisis con el fin de evitar el pánico colectivo. 

En momentos como este, la clase trabajadora debe demostrar solidaridad y altura de miras, (fortaleciendo el apoyo popular y los cuidados colectivos como respuesta necesaria a la actual coyuntura). Se hace más necesario que nunca un Estado fuerte, con capacidad de intervención y que priorice la salud por encima del beneficio de los mercados. Pueden contar con el PCE de Madrid y la Juventud Comunista de Madrid para ello.

Categorías: Frente del Partido

Comparte:

CATEGORÍAS RELACIONADAS

Últimas publicaciones