ACTÚA!
Aviso de cookies

Estoy de acuerdo Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies

Patriarcado y capitalismo , un mismo sistema de opresión que explota, excluye y cosifica a las mujeres

Nuestras vidas están condicionadas por el hecho de ser mujeres en este sistema capitalista que necesita precarizar los salarios a la vez que pone sobre nuestras espaldas las tareas de reproducción de la vida.

La lucha feminista es central para nosotras. Las mujeres tenemos problemas comunes sólo por el hecho de serlo. El sistema capitalista-patriarcal precariza nuestras vidas hasta extremos insoportables, y cada vez son más estrechos los derechos sociales que pueden aligerar la responsabilidades de cuidados sin los que el sistema se desplomaría.

Poner la vida en el centro de la construcción social y económica es el elemento central desde el que articular un movimiento anticapitalista con carácter transformador.  Nuestro objetivo es poner en valor lo que nos une, logrando la cohesión de todas las que sufrimos la opresión y la violencia, porque juntas nos reconocemos y nos hacemos más fuertes. Porque sólo juntas lo conseguiremos.

La única alternativa al sistema capitalista, patriarcal y opresor es el comunismo. Porque el comunismo es vida.

Si necesitas contactar con nosotras escribe a frentefeminismo@pcmadrid.org

Frente Feminista del PCM



Nos jugamos la vida (Feminismo es vida) - Video

23 de Mayo de 2020
Seguimos señalando que el capitalismo no es compatible con la vida. La crisis del #COVID19 ha revelado con crudeza la crisis de cuidados.

Acto virtual: La Crisis de Cuidados

9 de Mayo de 2020
Acto donde 4 compañeras nos plantean el agravamiento de la crisis de cuidados durante el confinamiento y la necesidad de proponer un nuevo paradigma.

El Feminismo es vida

8 de Marzo de 2020
Postura del PCM ante las movilizaciones feministas del 8M en 2020.